Blog del presidente del CES Vasco

Consejo Económico y Social Vasco

CES Madrid

El futuro (no escrito) del trabajo

Este pasado lunes acudimos a Madrid a una jornada organizada por el CES de España con motivo de la presentación del estudio sobre el futuro del trabajo. El informe, elaborado por la comisión de relaciones laborales, empleo y seguridad social del CES del Reino, es ciertamente interesante ya que aborda desde una perspectiva global y europea los retos que se vislumbran, ofreciendo propuestas y respuestas en muchos casos. El futuro que se avecina transformará los modelos económicos y laborales. Un futuro que ya es presente en muchos casos. La revolución digital, la robotización, están impactando de lleno no sólo en la producción sino también en la manera de organizar el trabajo y, todo ello, desembocará en nuevos modelos. Sabemos que desparecerán empleos y puestos de trabajo tal y como hoy los conocemos y que aparecerán otros nuevos que los suplirán (sectores emergentes, economía verde, cuidado de las personas…).

Vuelvo a la jornada, que fue inaugurada por la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio. A la presentación del estudio le siguió una no menos interesante mesa redonda, que contó con la participación del presidente de CEOE, Antonio Garamendi, y de los secretarios generales de UGT y CCOO, Pepe Álvarez y Unai Sordo, que fueron introducidos por el director de la Oficina de la OIT en España, Joaquín Nieto. Todos ellos, gobierno, patronal y sindicatos, suscribieron y defendieron la importancia del diálogo social y de la formación continua y permanente para afrontar con éxito los cambios en el trabajo. Yo añadiría que, afortunadamente, el sentido y la dirección de muchos de esos cambios son previsibles. Y desde esa visión optimista suscribo plenamente las palabras del presidente del CES de España, Macos Peña, en el sentido de que “el futuro no está escrito”. Depende de nosotros. Está en manos del presente. El futuro nos deparará progreso y beneficio siempre que acertemos en los preparativos actuales y el informe presentado en Madrid es un buen punto de partida.

eusko legebiltzarra_CES

Ante la Comisión de Empleo del Parlamento Vasco

Esta semana hemos acudido al Parlamento Vasco. Concretamente, hemos comparecido ante su Comisión de Empleo, Políticas Sociales y Juventud Jon Barrutia, decano de la Facultad de Economía y Empresa de la UPV/EHU y responsable de la comisión redactora de la Memoria Socioeconómica del CES Vasco, y yo, como presidente de este organismo. Este pasado lunes acudimos a la sede legislativa a petición de las y los parlamentarios de esa comisión. Deseaban conocer los pormenores de nuestro informe socioeconómico anual.

Lo primero que he de decir sobre este encuentro es la grata sorpresa que me produjo el gran aprecio que mostraron las y los parlamentarios por el trabajo que realiza el CES para elaborar esta memoria y, sobre todo, el alto grado de conocimiento que tienen sobre nuestro informe. Además de grata, fue una comparecencia muy intensa, que se prolongó durante dos horas, con muchas preguntas por parte de las y de los representantes políticos, que formularon preguntas muy concretas en un ejercicio de disección del informe socioeconómico. En la Comisión repasamos los datos y las consideraciones contenidas en la Memoria sobre empleo, formación, innovación, sanidad y educación y también hablamos sobre los indicadores de la pobreza en Euskadi y su cobertura.

Tanto Jon Barrutia como yo, salimos muy satisfechos de un encuentro que puso en valor el trabajo intenso que realiza la Comisión encargada de redactar la Memoria Socioeconómica del CES Vasco. Una satisfacción que se deriva de un trabajo bien hecho, porque se ha revelado útil realmente para la labor que desarrolla nuestra representación parlamentaria y como documento de estudio y consulta para la ciudadanía interesada.

La financiación del Plan de Acción de la Estrategia Atlántica

La financiación del Plan de Acción de la Estrategia Atlántica

Si en Europa destacan en algo los Consejos Económicos y Sociales -o los organismos similares correspondientes-, es por el contacto intenso que mantienen con la extensa red de actores de la vida económica y social de las regiones en que operan. Esta permeabilidad es su virtud principal y constituye el engranaje que les permite acercar posiciones y articular consensos de una manera equilibrada. Cuando ese trabajo se realiza en red, el efecto se multiplica geográficamente y se eleva como voz autorizada supranacional. Ese es uno de los objetivos de la RTA, la Red Transnacional Atlántica, además, claro está, de los beneficios regionales que aporta el trabajo colaborativo sobre temas de interés común.

El eco internacional de la RTA se ha reflejado, por ejemplo, en el documento elaborado por la DG Mare dentro del actual proceso de evaluación y revisión del Plan de Acción de la Comisión Europea sobre la Estrategia Atlántica; un texto que incluye el contenido de las consultas y entrevistas directas que mantuvimos con los diferentes agentes que operan en la economía marítima del Espacio Atlántico. Así lo apreciamos y valoramos positivamente en la última reunión plenaria de la RTA que celebramos a principios de mes en París, a la que corresponde la fotografía que acompaña esta entrada.

El Consejo Económico y Social vasco preside esta plataforma de cooperación de los consejos de las regiones de la fachada atlántica y en la reunión parisina del máximo órgano de decisión y de colaboración estratégica de la red coincidimos en que el documento de la Comisión diagnostica correctamente los problemas de funcionamiento que ha presentado hasta el momento la Estrategia Atlántica, Sin embargo, presenta ausencias llamativas en el apartado de las conclusiones y recomendaciones. Y una de ellas es fundamental: la financiación. Desde la RTA hemos hecho hincapié en que la financiación debe ser uno de los pilares de la revisión del Plan de Acción. Prácticamente todos los stakeholders -y con ellos hemos estado de nuevo, la semana pasada, en Vigo-, explican que la falta de financiación específica es un impedimento para implementar la Estrategia Atlántica. Todos entendían y esperaban que una estrategia específica para el Atlántico conllevara fórmulas de financiación ad hoc para los proyectos inspirados en la misma. Sorprende, por lo tanto, que la Comisión no dedique una atención especial a esta cuestión en el proceso de revisión.

Página 1 de 31

© 2017 Copyright Consejo Económico y Social Vasco | Euskadiko Ekonomia eta Gizarte Arazoetarako Batzordea