Esta semana hemos acudido al Parlamento Vasco. Concretamente, hemos comparecido ante su Comisión de Empleo, Políticas Sociales y Juventud Jon Barrutia, decano de la Facultad de Economía y Empresa de la UPV/EHU y responsable de la comisión redactora de la Memoria Socioeconómica del CES Vasco, y yo, como presidente de este organismo. Este pasado lunes acudimos a la sede legislativa a petición de las y los parlamentarios de esa comisión. Deseaban conocer los pormenores de nuestro informe socioeconómico anual.

Lo primero que he de decir sobre este encuentro es la grata sorpresa que me produjo el gran aprecio que mostraron las y los parlamentarios por el trabajo que realiza el CES para elaborar esta memoria y, sobre todo, el alto grado de conocimiento que tienen sobre nuestro informe. Además de grata, fue una comparecencia muy intensa, que se prolongó durante dos horas, con muchas preguntas por parte de las y de los representantes políticos, que formularon preguntas muy concretas en un ejercicio de disección del informe socioeconómico. En la Comisión repasamos los datos y las consideraciones contenidas en la Memoria sobre empleo, formación, innovación, sanidad y educación y también hablamos sobre los indicadores de la pobreza en Euskadi y su cobertura.

Tanto Jon Barrutia como yo, salimos muy satisfechos de un encuentro que puso en valor el trabajo intenso que realiza la Comisión encargada de redactar la Memoria Socioeconómica del CES Vasco. Una satisfacción que se deriva de un trabajo bien hecho, porque se ha revelado útil realmente para la labor que desarrolla nuestra representación parlamentaria y como documento de estudio y consulta para la ciudadanía interesada.