Más de la mitad de la población mundial reside en ciudades. Y el porcentaje está aumentando. La sostenibillidad económica y medioambiental de las urbes es un reto creciente para un desarrollo urbanístico que no desatienda la dimensión social del desafío. Ciudades integradas y conectadas, que superan las segregaciones y en las que las zonas desfavorecidas se recuperan con nuevas actividades económicas y con un rejuvenecimiento de la población que las revitaliza. A menudo, estos espacios coinciden con los cascos históricos de las ciudades, donde un trabajo de rehabilitación concienzudo ofrece unos resultados sorprendentes, como se puede comprobar en muchas ciudades europeas.

La rehabilitación actual aplica fórmulas y criterios innovadores relacionados con la sostenibilidad, la eficiencia energética y la accesibilidad. El aumento de la calidad de vida y del bienestar de las personas residentes se incrementa de forma muy notable tras una rehabilitación bien planificada y ejecutada.

En el País Vasco, la política pública de rehabilitación constituye uno de los ejes estratégicos del Plan Director de Vivienda. El Consejo Económico y Social vasco considera adecuado este enfoque y estima que la actuación de las instituciones en esta materia debería focalizar los programas públicos de vivienda en la rehabilitación, lo que ofrece, además, la ventaja derivada de movilizar recursos y actividades variadas en esa tarea.