Blog del presidente del CES Vasco

Consejo Económico y Social Vasco

Categoria: Datos (Página 1 de 6)

Post 20180910 Una situación preocupante, necesitada de una respuesta urgente

Una situación preocupante, necesitada de una respuesta urgente

Es un problema europeo. La situación demográfica es una preocupación generalizada en la Unión Europea desde hace unos años. Y en el País Vasco, es notablemente mayor. El último Padrón Municipal (enero de 2018) reitera el estancamiento demográfico de nuestra comunidad y confirma, por cuarto año consecutivo, un saldo vegetativo negativo. Hay más defunciones que nacimientos en la CAPV y la tendencia que reflejan los datos que vamos conociendo no es halagüeña: en 2016 la cifra de nacimientos descendió un 3,2% con respecto al año anterior.

El Consejo Económico y Social vasco viene insistiendo sobre este asunto desde hace varios años. En nuestra última memoria socioeconómica, calificábamos la situación como “muy preocupante, necesitada de una respuesta urgente”. El CES entiende necesario un modelo general para el conjunto de la comunidad autónoma, que permita orientar de un modo más transversal y coordinado las políticas públicas en este campo. Los recientes pactos y estrategias para las familias y la infancia planteados por el gobierno y las instituciones vascas constituyen una oportunidad que nos puede conducir a la adopción de medidas que permitan revertir la actual situación demográfica. Debemos recordar y valorar que nuestro equilibrio demográfico se mantiene gracias a la población de origen extranjero. Su aportación económica y cultural supone una garantía demográfica, no sólo aquí, sino en toda Europa. De hecho, la población inmigrante es la que está permitiendo a la Unión Europea mantener su peso en el panorama internacional.

No quiero finalizar esta entrada sin resaltar un fenómeno relativamente novedoso, como es el de la salida de nuestra comunidad autónoma de personas con titulaciones superiores. Si esta tendencia continúa y se intensifica, nos enfrentaremos a un problema grave en términos cualitativos. Es por ello que debemos actuar a tiempo para analizar las causas de este fenómeno y adoptar las medidas de retención que frenen esta pérdida de capital humano.

MEMORIA

Memoria Socioeconómica 2017: Un año de lenta mejoría

En general, la situación social y económica del País Vasco va a mejor en los últimos años, aunque todavía estamos lejos de recuperar el nivel anterior al de la crisis económica. Mejoran la mayor parte de los aspectos socioeconómicos, pero lentamente. Es la conclusión a la que se llega tras leer las últimas Memorias Socioeconómicas que el Consejo Económico y Social vasco publica anualmente. La última de ellas, correspondiente al año 2017, fue publicada el pasado 10 de julio.
En el texto de presentación que escribí para esa memoria califiqué el año 2017 como un ejercicio positivo, en rasgos generales, para la economía vasca. Crecieron la actividad económica y el empleo, aunque el consumo y la inversión en bienes de equipo registraron una fortaleza menor. También subrayé uno de los déficits preocupantes que apunta la Memoria del CES y que nos sitúa por encima de la media española y europea. Me refiero a nuestra dependencia energética, sobre la que las subidas del Brent nos alertan aún más y pueden retrasar la recuperación. Debemos apostar por un cambio de modelo energético, que sea más eficiente y que sea sostenible. Y avanzar al tiempo hacia una estructura productiva que supere la escasa dimensión actual y nos habilite para crecer competitivamente y recuperar la riqueza y el empleo perdido con la crisis: más de cien mil puestos de trabajo en el cuatrienio 2009-2013; una décima parte del total del empleo en la comunidad autónoma. Con todo, en 2017 mejoraron la mayoría de los marcadores del mercado laboral, así como aquellos que retratan nuestras condiciones de vida, con un sistema de protección social equiparable al de los principales países europeos (aún sin haber recuperado el nivel anterior al de la crisis). En este ámbito, como en el resto, la Memoria Socioeconómica del CES contiene interesantes consideraciones. Sobre alguna de ellas, puntual, volveré en los próximos días.

Recursos hídricos

Agua

En julio de 2010, las Naciones Unidas reconocieron el agua potable y el saneamiento básico como un derecho humano esencial. Según los cálculos de aquel año, 900 millones de personas en el mundo no tenían acceso al agua potable y muchas más carecían de un saneamiento básico. La cifra apenas ha menguado desde entonces. Disponer de agua en condiciones sigue siendo uno de los mayores problemas globales. En muchas regiones, una cuestión de vida o muerte: sequías que determinan hambrunas, aumento de la mortalidad por el consumo de aguas contaminadas…

En los países desarrollados los problemas del agua son otros. El acceso al agua para consumo humano y el saneamiento básico fueron resueltos a lo largo del siglo pasado. En Europa, la Directiva Marco del Agua, aprobada en el año 2000, tiene como objetivo garantizar la sostenibilidad de este bien ante el continuo crecimiento de su demanda. La directiva establece los principios fundamentales para una gestión moderna del agua, protegiendo las cuencas hidrográficas y haciendo hincapié en el valor del ciclo completo del agua.

En 2014 -según datos de la última “Encuesta sobre Suministro y Tratamiento del Agua”, realizada por el INE- disminuyó el consumo de agua en la CAPV con respecto al año anterior. Se consumieron 184,8 Hm3, un descenso del 3,9% sobre el de 2013 que se produjo en todos los ámbitos, tanto en los hogares vascos, como en la industria, los servicios, la agricultura, la ganadería y en los consumos municipales de riego y baldeo. La reducción en el consumo per cápita fue incluso mayor, con un decremento del 5,7% entre 2013 y 2014 y se situó nuevamente por debajo de la media española: 116 litros por habitante y día frente a 132 de media. Sin embargo, como advirtió oportunamente el Consejo Económico y Social vasco, las pérdidas en fugas, roturas y averías en la red de saneamiento se incrementaron de forma notable y representaron el 8,9%, casi dos punto y medio por encima de lo perdido en 2013. Un retroceso preocupante.

Página 1 de 6

© 2017 Copyright Consejo Económico y Social Vasco | Euskadiko Ekonomia eta Gizarte Arazoetarako Batzordea