Esta semana hemos actuado como anfitriones en el contexto de la fructífera cooperación bilateral que mantenemos con el CESER de la Nueva Aquitania, el Consejo Económico, Social y Medioambiental de Aquitania, Limousin y Poitu Charentes, como quedó configurada la novedosa estructura tras la remodelación de la planta administrativa francesa a comienzos del año pasado. Quiero recordar que en noviembre pasado tuvimos un encuentro similar, aunque entonces fuimos nosotros los invitados y acudimos a Limoges, donde visitamos el Polo de Competitividad de la industria cerámica que tanta fama internacional ha dado a ese rincón del país vecino. Tras aquella visita, me referí en este blog a la magnitud de los logros de la investigación aplicada en la industria de la cerámica en Limoges; tanta que la innovación ha conseguido reinventarla.

En la nueva cita que ha tenido lugar esta semana hemos correspondido al CESER de Nueva Aquitania con visitas a algunos centros vascos destacados. Comenzamos el martes, con un recorrido por el CIC Nanogune, donde se lleva a cabo una investigación puntera sobre nanotecnologías aplicables en múltiples sectores industriales. El mismo día, por la tarde, tuvimos un acto en la Cámara de Gipuzkoa sobre la cooperación de los clústeres de Aquitania y Euskadi en torno a la I+D+i , con intervenciones de la Cámara Transfronteriza Bihartean y del Instituto Vasco de Competitividad Orkestra, que ha recogido el encuentro en su publicación web. A continuación, el clúster vasco de Máquina-Herramienta expuso el modo en que el sector afronta los retos de la fabricación avanzada, lo que supuso una excelente introducción a lo que dio de sí la jornada siguiente. El miércoles viajamos a Elgoibar para visitar el Grupo cooperativo Danobat, líder en su actividad, con unos impresionantes resultados en su política de innovación. También allí, el centro tecnológico IK4-Ideko, especializado en máquina-herramienta y fabricación avanzada, nos refirió sus interesantes líneas de investigación. Han sido dos días de apretada agenda para comprobar in situ los logros y para discutir sobre los retos pendientes. Todo ello quedará reflejado en el trabajo conjunto que el CESER de Nueva Aquitania y el CES vasco llevamos a cabo sobre innovación y transferencia de tecnología. Seguiremos hablando de ello.