Ayer acudió al Consejo Económico y Social el consejero de Hacienda y Economía del Gobierno vasco, Pedro Azpiazu, acompañado de otros altos responsables de su Departamento, para presentar ante el Pleno del CES las líneas maestras del proyecto de ley de Presupuestos Generales de la CAPV para 2017. No fue una comparecencia al uso, sino una presentación de cortesía, ya que los presupuestos generales no deben ser sometidos a la consideración de nuestro órgano consultivo, como sí deben serlo el resto de proyectos legislativos derivados de la acción de gobierno.

Quiero recordar que fue el consejero de Hacienda Carlos Aguirre quien inició, en 2010, una comparecencia de cortesía de esta naturaleza y que luego continuó puntualmente su sucesor, Ricardo Gatzagaetxebarria, y ahora lo hace Pedro Azpiazu. Vaya nuestro reconocimiento y agradecimiento por ello, ya que la presentación de los Presupuestos Generales de la CAPV, o de su proyecto de ley, es siempre bienvenida y de sumo interés para el Consejo Económico y Social. Conocer en detalle el monto de las cuentas públicas y su distribución también constituye una información de contexto imprescindible para la elaboración de nuestros dictámenes consultivos sobre un tema en particular cuando somos requeridos para ello. En más de una ocasión, por ejemplo, los dictámenes del CES han señalado la fragilidad de algún proyecto gubernamental debido a la escasez o insuficiente previsión del presupuesto disponible para su desarrollo correcto.

El proyecto de ley de Presupuestos Generales para este ejercicio está ahora en manos del Parlamento vasco, donde será sometido a votación para su aprobación en poco más de dos semanas, en concreto, el próximo día 11 de abril.