Hace unos días celebramos en Madrid el encuentro anual de presidentes y secretarios generales de los Consejos Económicos y Sociales autonómicos y del CES de España. Por parte del CES vasco acudimos a la cita Emilia Málaga, nuestra secretaria general, y yo mismo, en calidad de presidente. Allí nos encontramos con nuestros homónimos, presidentes y secretarios generales de los CES de Andalucía, Aragón, Asturias, Canarias, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia, Murcia y Valencia, por citarlos en el orden alfabético de las comunidades autónomas de origen.

He de decir que nuestros anfitriones del CES del Reino organizaron un encuentro muy agradable y, sobre todo, supieron crear un ambiente propicio para reflexionar sobre el papel de los Consejos Económicos y Sociales, sobre los estudios que realizan y sobre la posibilidad de intensificar y abrir nuevas vías de colaboración en el futuro. Entre estos caminos a explorar, se planteó incluso la viabilidad de elaborar informes de iniciativa propia realizados mancomunadamente por varios CES.

El encuentro permitió que pusiéramos en común nuestras diferentes visiones y que pudiéramos reflexionar sobre la importancia y el estado actual del diálogo social. A nadie le extrañará que apostáramos unánimemente por intensificar y por poner en valor el diálogo para lograr el consenso, puesto que éste constituye la seña de identidad de todos los CES. Diálogo y consenso son el ejercicio normalizado de todos los Consejos Económicos y Sociales; ¡ojalá que también lo fueran en todos los demás ámbitos!