La Europa social está en el origen de Europa y el único modo de superar los actuales desajustes y desequilibrios es recuperar la dimensión social del Viejo Continente. Por decirlo en palabras de Georges Dassis, “el gran reto es conseguir una Europa cada vez más cercana a sus ciudadanos”.

Georges Dassis es el presidente del Comité Económico y Social Europeo. Es un veterano sindicalista griego, con una larga trayectoria democrática a su espalda que comenzó como opositor a la dictadura de los Coroneles que sacudió su país en la década de los setenta del siglo pasado. Preside el CES europeo desde 2015 y este pasado lunes acudió a Valladolid para participar en una Jornada sobre el diálogo social, organizada por el Consejo Económico y Social de Castilla y León. Dassis fue, precisamente, el encargado de abrir la sesión con una exposición en la que abordó los retos de la Unión Europea. Tras esta intervención inicial comenzó la primera de las dos mesas redondas programadas, que abordó el tema del diálogo social en el contexto europeo, español y regional. Junto al propio Dassis participaron los presidentes del CES de España, Marcos Peña, y del CES castellano-leonés, Germán Barrios. En el debate, Dassis defendió la idea de que el diálogo social está en la base de los acuerdos europeos de alcance que luego han fructificado bajo la forma de directrices, recomendaciones y protocolos. Puso como ejemplo el consenso alcanzado en 1995 sobre el permiso parental que, un año después, germinó en una directiva comunitaria (directiva 96/34). ”El dialogo social es avance social”, concluyó Dassis, en tanto que Marcos Peña recordó la singularidad que representa Europa, en tanto que constituye el mayor espacio con cobertura social del mundo, y aventuró que la quiebra de esa identidad supondría el final de Europa. Fueron unas reflexiones de calado, que llegan en un momento en que los planteamientos demagógicos y populistas cuestionan desde dentro el proyecto europeo: ¿Somos realmente conscientes de ello?