El pasado viernes recibimos en el Consejo Económico y Social la visita de dos representantes de la Dirección de Economía y Planificación, del Departamento de Hacienda y Finanzas del Gobierno Vasco, que acudieron a nuestra sede en Bilbao para hablarnos del Programa Operativo FEDER 2014-2020 y la Estrategia Atlántica. Fueron José A. Varela, jefe del Servicio de Política Regional, y Aitor Romero, técnico de Políticas y de Financiación UE, a quienes agradezco nuevamente su aportación. En su exposición, se refirieron fundamentalmente al marco financiero de la Unión, a los Fondos Estructurales y de Inversión y a la distribución de esos fondos en la CAPV.

Como sabéis, el FEDER es un instrumento financiero comunitario para el desarrollo de las regiones europeas más desfavorecidas. Históricamente, ha distribuido subvenciones a fondo perdido en áreas muy diversas (energía, transporte, medio ambiente, TICs, I+D+i, agricultura, pesca, turismo…) con el objetivo de favorecer la cohesión económica y social en la Unión y corregir los desequilibrios entre sus regiones. Lógicamente, las prioridades han evolucionado con el tiempo y los cambios se reflejan en los objetivos temáticos que se establecen para cada periodo. Para el actual, 2014-2020, el Programa Operativo FEDER en el País Vasco recoge los siguientes: potenciar la I+D+i; mejorar el uso y la calidad de las TIC; mejorar la competitividad de las Pyme; favorecer una economía baja en carbono; la adaptación al cambio climático y la conservación y protección del medio ambiente.

Voy a copiar unas pocas cifras de los apuntes que recogí en la comparecencia del viernes y que me parecen bastante significativas para entender nuestra situación en el contexto de estas ayudas europeas. Así, por ejemplo, el presupuesto comunitario para 2014-2020 asciende a 1.082.555 millones de euros -el 1% de la RNB de la UE-, de los que los Fondos Estructurales y de Inversión asignados a España suman algo más de 38.000 millones de euros. Entre 1986 y 2013, la ayuda regional europea para Euskadi alcanzó los 3.611 millones de euros, a los que hay que añadir 588 millones correspondientes al actual periodo de programación 2014-2020. Esto supone que el promedio anual de la ayuda recibida por nuestra comunidad autónoma durante los primeros veinte años (1986-2006) fue de 151 millones de euros; desde entonces, la aportación anual media se ha reducido casi a la mitad -83 millones-, lo que refleja la mejora de la situación relativa de la CAPV en el conjunto de la Unión.