A menudo se tiende a identificar al Consejo Económico y Social como una suerte de órgano evaluador que valora la idoneidad de los proyectos que elabora el ejecutivo y sugiere mejoras que han sido previamente consensuadas por la totalidad o la mayoría de los agentes económicos y sociales que integran el Consejo. Como ya señalé en un post anterior, la función del CES supera ese ámbito. En ocasiones, el Consejo no se limita a analizar un proyecto mediante un dictamen a posteriori, sino que lo hace a priori. Es decir, participa activamente en su gestación. Es lo que, por ejemplo, sucederá con el proceso de revisión de las DOT, las Directrices de Ordenación Territorial.

Estas directrices tienen por objeto ordenar la globalidad de los recursos naturales y de las actividades sociales y económicas que afectan a éstos y al territorio. Es fácil entender que constituyen una herramienta básica imprescindible para el desarrollo de cualquier actividad. El Gobierno Vasco acordó el año pasado iniciar el procedimiento de revisión de las DOT y decidió hacerlo “en el marco de un amplio proceso de participación”; objetivo, por cierto, muy saludable.

Este próximo viernes, 22 de abril, y antes de la celebración del pleno mensual, Izaskun Iriarte, viceconsejera de Administración y Planificación Territorial, comparecerá, a petición propia, en la sede del CES para presentar el documento base del proceso de revisión de las Directrices de Organización Territorial e invitar, en nombre del Gobierno Vasco, a la participación del en este proceso.
Según parece, el plazo para esta revisión se prolongará hasta el próximo mes de noviembre. Es el tiempo previsto para que madure y de sus frutos el proceso participativo que se pone ahora en marcha. El punto de partida para la revisión es el documento base que nos presentará la viceconsejera y que cualquiera puede consultar en la web del Gobierno Vasco.