Blog del presidente del CES Vasco

Consejo Económico y Social Vasco

Página 2 de 23

universidad país vasco

Universidad y mercado laboral

Las empresas vascas que participan en la Formación Profesional Dual y han acogido alumnos en esa modalidad están satisfechas con la experiencia y repiten. Nueve de cada diez empresas lo hacen y son ya más de mil las que participan en esta experiencia, según los datos que se hicieron públicos la semana pasada.

También la semana pasada, el jueves, se celebró el acto de apertura de curso en la universidad pública vasca. En la ceremonia, a la que tuve ocasión de asistir, escuché al lehendakari defender la necesidad de impulsar la formación dual también en la universidad, para mejorar así la empleabilidad de los graduados universitarios. Recordemos que en el caso de la FP dual, el porcentaje de inserción laboral es muy notable y alcanza ya a cuatro de cada cinco alumnos.

Todo aquello que suponga estrechar los vínculos entre empresas y sistema educativo es necesario. El Consejo Económico y Social vasco ha reiterado en varias ocasiones la necesidad de establecer una relación sistémica entre oferta formativa y mercado laboral, para lo que resultan imprescindibles redes estables de relación que posibiliten un flujo continuo y ágil de información en ambos sentidos.

El compromiso en la búsqueda de la excelencia no es una responsabilidad exclusiva de la universidad, sino que atañe a toda la sociedad, como explícitamente expresó Nekane Balluerka, rectora de la UPV/EHU en la apertura de curso. Y así es, porque la educación y un buen sistema educativo están en la base la base de nuestro crecimiento como sociedad y son, a la postre, un pilar fundamental del bienestar futuro.

Recursos hídricos

Agua

En julio de 2010, las Naciones Unidas reconocieron el agua potable y el saneamiento básico como un derecho humano esencial. Según los cálculos de aquel año, 900 millones de personas en el mundo no tenían acceso al agua potable y muchas más carecían de un saneamiento básico. La cifra apenas ha menguado desde entonces. Disponer de agua en condiciones sigue siendo uno de los mayores problemas globales. En muchas regiones, una cuestión de vida o muerte: sequías que determinan hambrunas, aumento de la mortalidad por el consumo de aguas contaminadas…

En los países desarrollados los problemas del agua son otros. El acceso al agua para consumo humano y el saneamiento básico fueron resueltos a lo largo del siglo pasado. En Europa, la Directiva Marco del Agua, aprobada en el año 2000, tiene como objetivo garantizar la sostenibilidad de este bien ante el continuo crecimiento de su demanda. La directiva establece los principios fundamentales para una gestión moderna del agua, protegiendo las cuencas hidrográficas y haciendo hincapié en el valor del ciclo completo del agua.

En 2014 -según datos de la última “Encuesta sobre Suministro y Tratamiento del Agua”, realizada por el INE- disminuyó el consumo de agua en la CAPV con respecto al año anterior. Se consumieron 184,8 Hm3, un descenso del 3,9% sobre el de 2013 que se produjo en todos los ámbitos, tanto en los hogares vascos, como en la industria, los servicios, la agricultura, la ganadería y en los consumos municipales de riego y baldeo. La reducción en el consumo per cápita fue incluso mayor, con un decremento del 5,7% entre 2013 y 2014 y se situó nuevamente por debajo de la media española: 116 litros por habitante y día frente a 132 de media. Sin embargo, como advirtió oportunamente el Consejo Económico y Social vasco, las pérdidas en fugas, roturas y averías en la red de saneamiento se incrementaron de forma notable y representaron el 8,9%, casi dos punto y medio por encima de lo perdido en 2013. Un retroceso preocupante.

Atentado en Las Ramblas

Verano aciago

Ha sido éste un verano aciago. Un mes de agosto truncado por el horror y el dolor que han reventado lo que debería haber sido una plácida rutina estival. Duele Barcelona y estremece descubrir que el rostro impenetrable de la intolerancia y del fanatismo puede adoptar los rasgos de personas muy jóvenes, menores de edad incluso, criadas y educadas bajo el paraguas de protección social que ofrece una sociedad occidental desarrollada. Algo falla y falla desde hace tiempo. No sólo aquí, sino en la mayoría de los países europeos que tienen acogidas en su seno poblaciones de origen foráneo significativas, cuando hay jóvenes de segunda e incluso de tercera generación que no hemos conseguido integrar plenamente ni hacerles compartir nuestros valores desde el respeto mutuo.

En este punto creo que no hace falta insistir en que el fenómeno de la inmigración, el de las personas que abandonan su lugar de origen en busca de una vida mejor, nunca debería ser visto como un problema por parte de la ciudadanía. Lo sucedido en Barcelona, así como en tantos otros lugares que han sufrido zarpazos terroristas similares, revela la naturaleza de un problema que sólo podremos atajar si somos capaces de plantearlo correctamente en sus términos, sin lugar para la confusión. En este sentido es esperanzador que la población vasca no viva la inmigración como un problema, según se refleja en los estudios del Observatorio Vasco de Inmigración Ikuspegi que recoge el Consejo Económico y Social. El año pasado, sólo el 2,2% de las personas encuestadas mencionó espontáneamente la inmigración como el primer problema de la CAPV. En ese conjunto de respuestas espontáneas, la inmigración aparece en cuarto lugar, por detrás del paro (85,5%), de los problemas de índole económica (26%) y ded la corrupción y el fraude (13,8%).

Página 2 de 23

© 2017 Copyright Consejo Económico y Social Vasco | Euskadiko Ekonomia eta Gizarte Arazoetarako Batzordea