Retomo en esta entrada el muy interesante tema de la economía azul, que comprende a los sectores marino y marítimo, al hilo de la comparecencia reciente del director de Pesca del Gobierno Vasco, Leandro Azcue, en el Consejo Económico y Social vasco, donde nos presentó la Estrategia de Pesca y Acuicultura de Euskadi, así como la articulación y ejecución del programa operativo del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, FEMP, y los proyectos de la Estrategia Atlántica europea financiados en este marco. En un post anterior escribí sobre el Grupo de Estrategia Atlántica de Euskadi y sobre los trabajos relacionados con el litoral atlántico que realiza nuestro CES en el marco de la RTA, la Red Transnacional Atlántica.

Quiero recordar que la Estrategia Atlántica fue adoptada por la Comisión Europea hace ahora cinco años con el objetivo de contribuir al crecimiento sostenible en las regiones costeras del Atlántico (España, Francia, Irlanda, Portugal y Reino Unido) y explotar el potencial de la economía azul. Para desarrollar la estrategia, se aprobó el llamado “Plan de Acción para una Estrategia Marítima en la Región Atlántica”, impulsor de la economía azul mediante el fomento del espíritu empresarial y de la innovación, el desarrollo del potencial del medio marino y costero atlántico, la mejora de la accesibilidad y la conectividad y la creación de un modelo sostenible y socialmente integrador de desarrollo regional. Ahí es nada.

En este contexto, el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, FEMP 2014-2020, destinará 74 millones de euros al País Vasco, para impulsar una pesca y una acuicultura sostenibles, fomentar la comercialización y la transformación y aumentar el empleo y la cohesión territorial, como principales objetivos, que son plenamente compartidos por el ejecutivo vasco, según expresó su responsable de Pesca ante el CES.