Concertar es acordar, pactar, decidir conjuntamente. La concertación es el esfuerzo de personas diferentes que, sin renunciar a su singularidad, comparten el compromiso al que han llegado desde el reconocimiento y el respeto mutuo.

No concibo ningún ámbito de la vida familiar, laboral o social en el que podamos prescindir de la concertación. A la Vieja Europa le costó dos guerras mundiales entenderlo. Tras la segunda, se fueron consolidando los principales instrumentos de concertación -entre ellos, los Consejos Económicos y Sociales-, que habían sido tímidamente alumbrados durante el frágil periodo de entreguerras. Hoy, los CES son órganos consultivos, autónomos e independientes, con voz autorizada. Me enorgullece presidir el Consejo Económico y Social Vasco.