Blog del presidente del CES Vasco

Consejo Económico y Social Vasco

Etiqueta: Formación profesional

MEMORIA

Memoria Socioeconómica 2017: Un año de lenta mejoría

En general, la situación social y económica del País Vasco va a mejor en los últimos años, aunque todavía estamos lejos de recuperar el nivel anterior al de la crisis económica. Mejoran la mayor parte de los aspectos socioeconómicos, pero lentamente. Es la conclusión a la que se llega tras leer las últimas Memorias Socioeconómicas que el Consejo Económico y Social vasco publica anualmente. La última de ellas, correspondiente al año 2017, fue publicada el pasado 10 de julio.
En el texto de presentación que escribí para esa memoria califiqué el año 2017 como un ejercicio positivo, en rasgos generales, para la economía vasca. Crecieron la actividad económica y el empleo, aunque el consumo y la inversión en bienes de equipo registraron una fortaleza menor. También subrayé uno de los déficits preocupantes que apunta la Memoria del CES y que nos sitúa por encima de la media española y europea. Me refiero a nuestra dependencia energética, sobre la que las subidas del Brent nos alertan aún más y pueden retrasar la recuperación. Debemos apostar por un cambio de modelo energético, que sea más eficiente y que sea sostenible. Y avanzar al tiempo hacia una estructura productiva que supere la escasa dimensión actual y nos habilite para crecer competitivamente y recuperar la riqueza y el empleo perdido con la crisis: más de cien mil puestos de trabajo en el cuatrienio 2009-2013; una décima parte del total del empleo en la comunidad autónoma. Con todo, en 2017 mejoraron la mayoría de los marcadores del mercado laboral, así como aquellos que retratan nuestras condiciones de vida, con un sistema de protección social equiparable al de los principales países europeos (aún sin haber recuperado el nivel anterior al de la crisis). En este ámbito, como en el resto, la Memoria Socioeconómica del CES contiene interesantes consideraciones. Sobre alguna de ellas, puntual, volveré en los próximos días.

universidad país vasco

Universidad y mercado laboral

Las empresas vascas que participan en la Formación Profesional Dual y han acogido alumnos en esa modalidad están satisfechas con la experiencia y repiten. Nueve de cada diez empresas lo hacen y son ya más de mil las que participan en esta experiencia, según los datos que se hicieron públicos la semana pasada.

También la semana pasada, el jueves, se celebró el acto de apertura de curso en la universidad pública vasca. En la ceremonia, a la que tuve ocasión de asistir, escuché al lehendakari defender la necesidad de impulsar la formación dual también en la universidad, para mejorar así la empleabilidad de los graduados universitarios. Recordemos que en el caso de la FP dual, el porcentaje de inserción laboral es muy notable y alcanza ya a cuatro de cada cinco alumnos.

Todo aquello que suponga estrechar los vínculos entre empresas y sistema educativo es necesario. El Consejo Económico y Social vasco ha reiterado en varias ocasiones la necesidad de establecer una relación sistémica entre oferta formativa y mercado laboral, para lo que resultan imprescindibles redes estables de relación que posibiliten un flujo continuo y ágil de información en ambos sentidos.

El compromiso en la búsqueda de la excelencia no es una responsabilidad exclusiva de la universidad, sino que atañe a toda la sociedad, como explícitamente expresó Nekane Balluerka, rectora de la UPV/EHU en la apertura de curso. Y así es, porque la educación y un buen sistema educativo están en la base la base de nuestro crecimiento como sociedad y son, a la postre, un pilar fundamental del bienestar futuro.

Una preocupación constante: la Formación Profesional para el Empleo

Nadie duda de la importancia y trascendencia que tiene la formación profesional para el empleo; tanta que, sin duda, la erige como la herramienta más completa entre las políticas activas de empleo. La formación profesional para el empleo siempre ha constituido, y constituye, un motivo de preocupación y de atención preferente en el País Vasco. Desde hace tiempo, nuestra comunidad autónoma ha dedicado un gran esfuerzo inversor en este ámbito, que ha cuajado en iniciativas positivas que han servido para mejorar la cualificación de las personas sin empleo y, también, de aquellas que lo tienen y que han mejorado sus competencias gracias a ella. Iniciativas positivas, como las ofertadas por Lanbide o por el sistema implementado en Hobetuz, en el que participan todos: empresarios, sindicatos y administración pública vasca.

Recientemente hemos tenido la oportunidad de reflexionar en profundidad sobre este tema en el Consejo Económico y Social a cuenta del “Proyecto de decreto para ordenar la Formación Profesional para el Empleo en Euskadi” que nos remitió el Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco. Para elaborar el dictamen preceptivo, la comisión de trabajo del CES se empleó a fondo y, finalmente, el Pleno del Consejo aprobó las consideraciones de nuestro trabajo, que hicimos públicas oportunamente. Aquel decreto tenía como objeto ordenar en su conjunto la FPE y crear un nuevo modelo de gestión que integrara en un único sistema el conjunto de las actuaciones relacionadas con esta actividad en Euskadi. El CES debatió y valoró el documento del ejecutivo y destacó -como siempre lo hace, por otra parte-, lo que de acertado y de erróneo tenía el proyecto, según el criterio previamente contrastado y consensuado entre los distintos agentes que integran el Consejo Económico y Social Vasco.

Soy de los que abogan porque la formación profesional para el empleo -y todo cuanto tenga que ver con la formación profesional en general-, se mantenga como motivo de preocupación constante en Euskadi. De preocupación y de prioridad, porque nos jugamos el ADN industrial del País Vasco en ello. Necesitamos una formación profesional imbricada en nuestra industria, que actúe interactivamente con ella y que esté al servicio de la economía real de las empresas y de las necesidades del país. Estoy seguro de que volveremos a hablar sobre este tema próximamente; es bueno que la preocupación se mantenga.

© 2017 Copyright Consejo Económico y Social Vasco | Euskadiko Ekonomia eta Gizarte Arazoetarako Batzordea