Nuestros homólogos franceses, los Conseil Économique, Social et Environnemental Régional, CESER, han adaptado sus funciones y sus estructuras al nuevo modelo territorial establecido en el país vecino. La nueva planta, en marcha desde enero de este año, ha supuesto la reducción a 13 regiones en la actualidad, desde las 22 anteriores, en aras a disminuir el gasto público.

La nueva división administrativa territorial también ha afectado a nuestros socios en la Red Transnacional Atlántica, RTA. En este caso, se han unido tres regiones en una, Aquitania, Limousin y Poitou-Charentes, lo que ha conllevado la fusión de los tres CES en uno. La reordenación se ha realizado en el plazo de dos años, ya que el primer ministro francés anunció la remodelación en 2014 y se ha materializado en enero de 2016.

Próximamente, los días 25 y 26 de abril, celebraremos la primera reunión con el nuevo Consejo Económico, Social y Medioambiental de la recién constituida región de Aquitania, Limousin y Poitu Charentes y me reuniré con su presidente, Jean-Pierre Limousin, que fue nombrado para ese cargo a finales de enero y a quien ya tuve el placer de felicitar personalmente el pasado 29 de febrero.

En cuanto al encuentro entre nuestros CES, será una cita de trabajo, en continuidad con nuestra larga relación iniciada hace años con Aquitania. Ahora nos corresponde engrasar la nueva estructura para profundizar en la senda de la colaboración fructífera, ampliada con el nuevo horizonte regional que abarca.