Para el Consejo Económico y Social Vasco, 2015 ha sido un año de cambios y de gran intensidad en sus diferentes áreas de actividad.

Los cambios producidos nos permiten considerar el pasado ejercicio como el primer año de renovación del nuevo Consejo, tras el nombramiento, en enero, de la Secretaría General, en la persona de Emilia Málaga, así como la conformación de las comisiones ordinarias -Comisión de la Memoria Socioeconómica, Comisión de Desarrollo Social y Comisión Económica-, a las que se han sumado dos nuevas comisiones, para responder a nuevos retos específicos. Me refiero a la Comisión de Asuntos Europeos, que tiene origen en el Grupo de Trabajo de Colaboración con Aquitania; y a la Comisión creada ad hoc e integrada por el Grupo de Trabajo encargado de realizar el Estudio de Iniciativa Propia sobre “La empleabilidad de la juventud de la CAPV y el acceso al mercado laboral desde una perspectiva regional europea comparada”.

El trabajo de estas nuevas comisiones ha incidido en el ya habitualmente notable grado de actividad del Consejo Económico y Social Vasco, cuya intensidad ha quedado reflejada en el aumento de la labor dictaminadora con respecto al año precedente. Así, el CES Vasco realizó un total de 22 dictámenes en 2015, frente a los 15 elaborados en 2014; lo que supone un incremento superior al 30% en esta área de trabajo.

Como es sabido, esta actividad dictaminadora es fundamental y constituye la razón de ser primigenia en un órgano consultivo de la naturaleza del CES. Pero este quehacer no se limita al estudio, debate y formulación consensuada de propuestas de mejora de cada proyecto sometido a consulta, sino que continúa con el seguimiento de la incidencia que tienen esas propuestas, si son o no incorporadas en el proyecto final. En este sentido, podemos decir que el ejecutivo incorpora estas propuestas en un grado medio o alto en cuatro de cada diez casos -y en un grado menor, en el resto.

Otra de las áreas de actividad relevante del CES está constituida por los Estudios de Iniciativa Propia que realiza el Consejo. El año pasado, el CES publicó el estudio sobre “Dinamismo empresarial, creación de riqueza y empleo: un análisis comparado desde la CAPV”, tras su aprobación el 29 de mayo. Un trabajo de iniciativa propia al que ha sucedido otro de igual naturaleza, como es el anteriormente mencionado sobre “La empleabilidad de la juventud de la CAPV y el acceso al mercado laboral desde una perspectiva regional europea comparada”, puesto en marcha en el cuarto trimestre del año pasado.

Ejercicio tras ejercicio, la agenda internacional del CES cobra cada vez mayor relevancia debido al protagonismo creciente de los ámbitos de colaboración territorial en los que participa activamente. Así, por ejemplo, el órgano de colaboración con Aquitania, la Red Transnacional Atlántica, la Estrategia Europea o el propio Consejo Económico y Social Europeo, por señalar algunos de los órganos de cooperación transfronteriza en los que la notabilidad de nuestras aportaciones ante los interlocutores europeos es significativa.

No quiero terminar estas líneas sin hacer mención a la difusión y transparencia de todo aquello cuanto realizamos en el CES. El año pasado estrenamos una nueva Página Web que, además de ampliar los contenidos y ofrecer una información exhaustiva, mejora la accesibilidad. Una herramienta de difusión que se complementa con nuestra participación diaria en las redes sociales, con la publicación mensual de nuestro boletín electrónico y con las comparecencias informativas continuadas ante los medios de comunicación.

A modo de conclusión, señalaré que el Consejo Económico y Social Vasco ha mantenido a lo largo de 2015 una velocidad de crucero alta, así como una intensa actividad cuyas principales líneas he esbozado en los párrafos precedentes y que pueden consultar en detalle en esta Memoria de Actividades 2015.

Francisco José Huidobro
Presidente Consejo Económico y Social Vasco