Hay un problema que preocupa, bastante y desde hace tiempo, al Consejo Económico y Social y este asunto al que me refiero es del progresivo envejecimiento de la población vasca. Es un debate frecuente, sobre el que nuestro Consejo advierte recurrentemente. Y lo hace públicamente cada vez que la oportunidad se presenta. La última vez, el pasado 9 de marzo, con ocasión de la aprobación por el Pleno del CES del dictamen sobre el proyecto de modificación del decreto del Gobierno Vasco que regula las ayudas económicas en apoyo de las familias con hijos e hijas. El proyecto gubernativo sobre el que dictaminamos dio pie a un debate en el seno del Consejo en torno al trasfondo general que subyace tras las ayudas: el problema demográfico de la comunidad autónoma vasca. Los últimos datos del Padrón Municipal (enero de 2017) confirman el estancamiento demográfico. En prácticamente una docena de años, en 2031, Euskadi habrá perdido un 3,7% de su población, por encima del descenso previsto en el conjunto del país, según el INE (-1,2%). También nos situamos por debajo de esa media y de la media europea en la tasa de nacimientos (8,4 por mil, frente a una ratio de 19,7 por mil en el año 1976, según el Eustat).

Hay muchas razones que explican el descenso de la natalidad en los últimos años. Hay obstáculos, que no obedecen a la voluntad propia. El Sociómetro vasco abordó el tema en una encuesta realizada en 2016, en la que la mayoría de las personas entrevistadas declararon tener menos hijos e hijas de los deseados. Adujeron razones económicas, freno en la carrera profesional, dificultades para conciliar… Muchos obstáculos, en definitiva. Las ayudas económicas a las familias con hijos e hijas a su cargo desempeñan un papel importante, que debe ser complementado por una amplia infraestructura de servicios y equipamientos que permitan a las familias tener la descendencia deseada, pudiendo conciliar los distintos ámbitos de su vida. Así lo entiende el Consejo, que adjunta estas consideraciones, a modo de reflexión previa, en el dictamen antes mencionado, a cuya lectura les invito amablemente desde aquí.