Esta semana tenemos una cita importante en Helsinki. Con una amplia agenda, de temas múltiples, puesto que abarca todas las actividades que desarrolla la CRPM, la Conferencia de Regiones Periféricas Marítimas, que desde este hoy y hasta el viernes celebra en la capital finlandesa su cuadragésimo quinta Asamblea General. La CRPM es una gran plataforma que agrupa a 160 regiones europeas, integradas en 25 Estados de la Unión. Para que se hagan una idea de su dimensión, digamos que representa aproximadamente a 200 millones de ciudadanos. ¿Qué pretende la CRPM? La respuesta es conseguir un desarrollo más equilibrado del territorio europeo. En este sentido, la propia Conferencia de Regiones Periféricas Marítimas se autodefine como un lobby para las regiones europeas, a la vez que un think tank, un laboratorio de pensamiento. Sin duda, es un grupo de interés pero, también, -y a mí me gusta especialmente esta explicación-, “una agencia de ideas para Europa”.

Una agencia de ideas para Europa que defiende los intereses de las regiones integrantes para conseguir que las políticas conjuntas europeas tengan un fuerte impacto territorial. De hecho, la propia organización interna de la CRPM obedece a un criterio geográfico estricto, de modo que su organigrama de actividad se subdivide en las seis grandes áreas marítimas periféricas europeas (Arco Atlántico, Balcanes/Mar Negro, Mar Báltico, Mar Mediterráneo, Islas y Mar del Norte). La nuestra, la del Arco Atlántico, va desde Andalucía hasta Escocia, con distintas regiones de Portugal, España, Francia, Irlanda y Reino Unido, en las que habita el 12% de la población europea.

Regiones europeas que afrontan problemas globales, a los que deben responder territorialmente, de un modo equilibrado, cohesionado y compartido. En Helsinki hablaremos de transporte y accesibilidad, del impacto de la evolución geopolítica en este ámbito; de las políticas de cohesión; de las políticas marítimas integradas, del cambio climático, del futuro del proyecto europeo… Temas sobre los que volveremos, una y otra vez.