Las empresas vascas que participan en la Formación Profesional Dual y han acogido alumnos en esa modalidad están satisfechas con la experiencia y repiten. Nueve de cada diez empresas lo hacen y son ya más de mil las que participan en esta experiencia, según los datos que se hicieron públicos la semana pasada.

También la semana pasada, el jueves, se celebró el acto de apertura de curso en la universidad pública vasca. En la ceremonia, a la que tuve ocasión de asistir, escuché al lehendakari defender la necesidad de impulsar la formación dual también en la universidad, para mejorar así la empleabilidad de los graduados universitarios. Recordemos que en el caso de la FP dual, el porcentaje de inserción laboral es muy notable y alcanza ya a cuatro de cada cinco alumnos.

Todo aquello que suponga estrechar los vínculos entre empresas y sistema educativo es necesario. El Consejo Económico y Social vasco ha reiterado en varias ocasiones la necesidad de establecer una relación sistémica entre oferta formativa y mercado laboral, para lo que resultan imprescindibles redes estables de relación que posibiliten un flujo continuo y ágil de información en ambos sentidos.

El compromiso en la búsqueda de la excelencia no es una responsabilidad exclusiva de la universidad, sino que atañe a toda la sociedad, como explícitamente expresó Nekane Balluerka, rectora de la UPV/EHU en la apertura de curso. Y así es, porque la educación y un buen sistema educativo están en la base la base de nuestro crecimiento como sociedad y son, a la postre, un pilar fundamental del bienestar futuro.