Han pasado más de treinta años desde que aquella canción pegadiza alcanzó un gran éxito internacional. Tal vez la recuerden si les digo que el estribillo, en inglés, decía: “El vídeo ha matado a la estrella de la radio” (Video killed the radio star). Sin embargo, el presagio sonoro no se cumplió: la radio sobrevivió y fue el vídeo el que prácticamente desapareció ante la expansión del novedoso DVD que, a su vez y de un tiempo a esta parte, se ha diluido ante las facilidades inmediatas que ofrece la televisión a la carta y, en general, Internet.

La sociedad de la información, la de las TICs, está cada vez más presente en Euskadi, aunque su grado de pujanza sigue lejos de las referencias de los países del norte de Europa. Incluso se mantiene todavía por debajo de la ratio de expansión europea: 83% en la UE28, según Eurostat y 81% en la CAPV, según Eustat. Con todo, esta diferencia se ha reducido considerablemente, ya que en en 2012 era de nueve puntos entre ambas ratios y en 2015 ha sido de dos.

En los hogares vascos aumentan los equipamientos TICs y el 100% de nuestros jóvenes son usuarios de Internet (la edad marca la brecha digital; pero ese es otro tema). Si salimos de las familias y miramos hacia las empresas, el equipamiento empresarial en la CAPV sigue dependiendo del tamaño (a mayor tamaño, mayor dotación) y en cuanto al comercio electrónico, vemos que las empresas europeas incrementan sus ventas exponencialmente por este canal y, además, lo hacen a un ritmo muy superior al nuestro, con la consiguiente pérdida de oportunidades para nosotros. Otra advertencia: la inversión en software ha decrecido en los últimos años y ello obstaculiza la evolución de nuestro tejido socio-productivo hacia los nuevos modelos productivos, como la Industria 4.0, según ha recordado oportunamente el Consejo Económico y Social vasco.